¿Y si Trump pierde las elecciones presidenciales?

0
77

Escrito por Jesús Seguías

Los códigos ocultos del mensaje de Washington a Maduro… y a los opositores también.

1. El presidente de los Estados Unidos está enfocado en su reelección en Noviembre. Todos sus pensamientos y acciones van dirigidos a conservar el poder por 4 años más. El reto es gigantesco.

2. Hace dos meses, Trump tenía casi garantizada la victoria ante Joe Biden, el candidato demócrata. Hoy ya no es así. Su derrota comienza a tomar forma. Así es la política. Todo puede cambiar en cuestión de horas inclusive.

3. El verdadero enemigo de Trump no es Biden sino el coronavirus. La crisis provocada por la pandemia esta comprometiendo seriamente su reelección.

4. Sin duda, Trump no la tiene fácil. Y esa es la apuesta de Nicolás Maduro, pues Trump es el mayor sostén de la oposición venezolana. Si Biden asume el poder, muchas políticas pueden cambiar respecto a Venezuela.

5. La nueva narrativa electoral de la campaña de Trump ahora apunta a tres elementos clave: Derrotar la pandemia a la mayor brevedad del tiempo, evitar un colapso incontrolable de la economía, y, en el ámbito internacional, forzar la salida de Nicolás Maduro.

6. Si Trump logra controlar sustancialmente la pandemia en los próximos 30 días y además logra reactivar la economía, es posible que pase satisfactoriamente la prueba de Noviembre.

7. Pero si la pandemia sigue haciendo estragos por unos meses más y la economía queda en manos de los demonios, los errores de Trump tendrán un alto costo político. De hecho, su mal manejo de la pandemia ya es la narrativa central de la campaña de Biden.

8. Ante un cuadro interno tan complejo (pandemia y crisis económica), al presidente Trump no le queda más alternativa que lograr buenos resultados aunque sea en el tercer factor clave de su narrativa: la salida de Nicolás Maduro del poder (muy distinto a la salida del chavismo del poder).

9. Las nuevas estrategias desplegadas en el caso Venezuela deben generar resultados satisfactorios por que sí y rápido. Y esta vez, el gobierno de Trump llegó bastante lejos con su propuesta denominada “Marco para la Transición Democrática en Venezuela” de 13+2 puntos. Las concesiones que hace eran impensables hace 60 días.

10. Será muy frustrante para Trump y los republicanos llegar a las elecciones de Noviembre con Maduro aún en el poder, sin que su audaz “Plan de Paz” (tal como lo define el amigo Antonio de la Cruz) haya generado resultados exitosos, y de paso viendo retornar con las manos vacías a la inmensa flota naval que desplegaron en el Caribe.

11. Este escenario (que Trump no logre sacar a Maduro del poder) genera alta tensión y puede ser muy peligroso. Trump necesita victorias. Es vital y urgente para su narrativa electoral. Con la pandemia y la crisis económica ya tiene suficientes escollos.

12. ¿Esto significa que el presidente Trump, de no tener éxito en una destitución pacifica de Nicolas Maduro, apelará a los mecanismos violentos? No. El uso de la fuerza en Venezuela no está (aun) en la agenda de la Casa Blanca. Es el último recurso. Pero no olvidemos que Trump es Trump, tal como lo hemos venido señalando.

13. Por ahora, la Casa Blanca está poniendo el acento en su propuesta para la transición. Es una carta poderosa dirigida no tanto a Maduro en particular sino a todo su entorno, y de manera especial a Rusia y China.

14. La movilización naval en el Caribe y el pago millonario por la captura de 5 altos cargos del chavismo gobernante en realidad no son las tácticas más relevantes de la estrategia. Simplemente son mecanismos de presión para forzar una solución negociada y en los términos contemplados en el “Marco” de los 13+2 puntos, el cual representa un cambio radical en la posición de la Casa Blanca.

15. Ciertamente, el “marco para la transición” propuesto por USA se parece mucho al “mantra” (cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres) divulgado por Juan Guaidó hace más de un año y sin ningún resultado, pero los matices de la propuesta de Washington revelan propósitos que quiebran en seco el paradigma de la confrontación que venía dominando el marco estratégico de una buena parte de la oposición.

16. ¿Significa que ahora la Casa Blanca entra en la lista de los “colaboracionistas con el régimen de Maduro” por el sólo hecho de decir que la solución a la crisis venezolana no es la confrontación sino la negociación ganar-ganar entre los venezolanos, y donde los Estados Unidos no son más que amigos que quieren ayudar a la paz?

17. El acuerdo ganar-ganar propuesto por Pompeo y Abrams hace una diferencia importante con el mantra surgido el 23 de enero de 2019. En ese entonces se exigía la capitulación de Maduro y de todos los actores clave del chavismo. Ahora estamos hablando de otra cosa.

18. Al parecer, Washington quiere poner punto final y de la mejor manera a la crisis venezolana. La confrontación ha sido tiempo perdido para tirios y troyanos. Venezuela terminó montada en una operación suma cero. Un verdadero chicharrón, como dicen en el Palacio de Nariño en Bogotá.

19. De lo que no queda duda es que si Trump pierde las eleciones, ese hecho impactará de manera decisiva el futuro de Venezuela.

Jesús Seguías es presidente de DatinCorp, consultor y asesor político