Bachelet pide flexibilizar sanciones económicas a países como Venezuela, Cuba e Irán

0
18

La alta comisionada para Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, pidió este martes 24 de marzo, que sean flexiblizadas o suspendidas las sanciones económicas impuestas a países como Irán, Venezuela, Cuba o Corea del Norte en el contexto actual de pandemia debido al coronavirus.

«En este momento crucial, por razones de salud pública y para proteger los derechos y las vidas de millones de personas en esos países, las sanciones sectoriales deben ser aliviadas o suspendidas», dijo la expresidenta chilena en un comunicado.

A su juicio, las exenciones humanitarias ajenas a las sanciones deberían aplicarse de manera más “amplia y eficaz”, mediante la autorización rápida y flexible de suministrar equipos y material médico.

La alta comisionada mencionó el impacto que las sanciones tienen en la respuesta de países como Irán, Cuba, la República Popular Democrática de Corea, Myanmar, Venezuela y Zimbabwe, donde los sistemas de salud se encuentran en situación de debilidad o fragilidad, y señaló que la población no es responsable de las políticas que han motivado las restricciones. «En una pandemia, obstaculizar los esfuerzos médicos en un país aumenta el riesgo para todos los demás», añadió Bachelet.

Sobre Venezuela, dijo que aunque los cortes de agua y electricidad, así como la carencia de medicamentos, equipos, jabón y desinfectante ya existía antes de las sanciones, la atenuación de estas permitiría una mayor asignación de recursos para tratar y prevenir la epidemia.

Así mismo, mencionó que es de especial importancia la proteción de la salud de los propios trabajadores sanitarios y que las autoridades nunca deberían sancionar a los profesionales de la medicina porque estos señalen las deficiencias de que adolece la respuesta a la crisis.

Bachelet señaló que los países sancionados deberían proporcionar información transparente, aceptar las ofertas de asistencia humanitaria y dar prioridad a las necesidades y los derechos de los sectores más vulnerables de la población. «Además, deberían aprobar medidas que ofrezcan a las organizaciones nacionales e internacionales las garantías necesarias para realizar su labor humanitaria sin interferencias», señala el comunicado.

Finalmente, señaló que ningún país puede combatir eficazmente esta epidemia actuando en solitario. «Necesitamos actuar con solidaridad, cooperación y protección», concluyó.