Gobernador de Portuguesa, Rafael Calles: Haremos un bingo para surtir gasolina a particulares

0
94

El gobernador del estado venezolano Portuguesa, el chavista Rafael Calles, informó que a partir de este miércoles se implementará, en los municipios Guanare, Páez y Araure, una nueva modalidad para la distribución del combustible que escasea en todo el país y en medio de una pandemia: los ciudadanos podrán recargar los tanques de sus vehículos si son ganadores de un bingo transmitido por Instagram y emisoras de radio.

“El gobierno bolivariano de la Portuguesa Potencia, en aras de garantizar la salud de los ciudadanos portugueseños informa que para erradicar las aglomeraciones y las pernoctas nocturnas en las estaciones de servicio, se aplicará un nuevo mecanismo para surtir combustible”, señaló la gobernación en un aviso que publicó en sus redes sociales.

Y detalló: “Se implementará un sorteo público y en tiempo real, para la asignación de los terminales de las placas en las estaciones de servicio priorizadas”. Rafael Calles explicó que los sorteos se trasmitirán en vivo -los lunes, miércoles y viernes a las 7:00 am- por la red de emisoras regionales conectadas y en redes sociales.

Y afirmó que “todo el proceso contará con la presencia de autoridades que certificarán la transparencia y veracidad del sorteo”.

La placa que publicó Rafael Calles en sus redes sociales para anunciar el bingoLa placa que publicó Rafael Calles en sus redes sociales para anunciar el bingo

La gasolina en Venezuela escasea desde hace semanas y para poder recargar es necesario hacer filas de horas, en ocasiones días, sin que esto sea garantía de poder llenar el tanque completo de un vehículo.

Kilométricas colas de vehículos se forman en estaciones de servicio en Caracas, que se había mantenido a salvo del desabastecimiento de combustible que afecta hace años a amplias regiones del país, especialmente en las fronteras. Sin embargo, la escasez se agravó durante la cuarentena decretada en marzo pasado por Nicolás Maduro ante la pandemia del COVID-19, lo que derivó en un mercado negro en el que un litro de gasolina llega a venderse por tres dólares, en contraste con las irrisorias tarifas oficiales.

Ante esta situación, el chavismo buscó ayuda en el régimen de Irán y este lunes atracó en Carababobo el buque Fortune, el primero de los cinco barcos iraníes que trasladan a Venezuela gasolina y productos petroleros.

Maduro y altos funcionarios chavistas festejaron el envío de los buques, después de que Teherán advirtiera de “consecuencias” si Washington los bloqueaba. Estados Unidos, en tanto, expresa “preocupación” por “el papel cada vez mayor” de Irán en Venezuela.

Washington desconoce la reelección de Maduro en 2018 al denunciarla como fraudulenta. Reconoce en cambio, junto a medio centenar de gobiernos, al líder legislativo Juan Guaidó como presidente interino. Guaidó denunció que Venezuela pagó el combustible iraní con “oro de sangre”, extraído ilegalmente en las minas de sur del país.