Informe de la DEA señala que Chávez ordenó «inundar» EEUU con droga

0
244
Referencial

Según una nota periodística del diario El Mundo, de España, el fallecido presidente Hugo Chávez habría dado la orden en 2005 de inundar con cacaína los Estados Unidos, a través de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

El portal español habría accedido a unos documentos emitidos por la DEA, en el que se detalla cómo Chávez reunió en 2005 en su residencia oficial a los responsables de inteligencia del país para ordenarles «combatir a EEUU inundándolo de cocaína».

Chávez y Hugo Carvajal

Este informe desvela que uno de los asistentes a dicho encuentro fue Hugo Carvajal, alias El Pollo, exjefe de la Inteligencia Militar venezolana, detenido en España el pasado mes de abril acusado de narcotráfico y que se encuentra encarcelado en estos momentos en la prisión de Estremera, pendiente de que se resuelva la petición de extradición solicitada por Estados Unidos.

La DEA se basa, entre otros, en el testimonio de uno de los asistentes a dicha cita, al que bautiza en clave como «testigo uno», y aclara que se trata de «un exjuez que se desempeñó en un tribunal de Venezuela a partir de aproximadamente 2005».

Ese mismo año, siempre según el relato que ha prestado a las autoridades estadounidenses, se celebró la mencionada reunión «en la casa del entonces presidente Chávez».

A la misma acudieron, además de Carvajal y del propio comandante, «el general Henry de Jesús Rangel Silva, entonces jefe de la extinta Disip; Diosdado Cabello, en ese momento gobernador de Miranda; y Tareck El Aissami, entonces diputado de la Asamblea Nacional».

La DEA explica que «durante la reunión Chávez instó al grupo, en sustancia y en parte, a promover objetivos políticos, incluido el de combatir a Estados Unidos inundando el país con cocaína».

De esta forma, la Agencia Antidroga americana añade que «Chávez les ordenó», a renglón seguido, «coordinarse» con la guerrilla colombiana de las Farc para consumar el plan.

Este grupo, según relató el citado testigo, pasó a institucionalizar las reuniones cada mes y éste asegura haber asistido al menos a cuatro de ellas. A estos encuentros secretos les sucedió, «aproximadamente dos o tres semanas después de la reunión en la residencia presidencial, un grupo similar», del que también formaba parte Carvajal, y que «fue convocado a la casa del vicepresidente venezolano José Vicente Rangel».