La gastronomía venezolana se apodera de los mercados y minimarkets en Santiago de Chile

0
74

Información El Diario

Migrar hacia un país desconocido, con una cultura y gastronomía diferente, son parte de los temores que enfrentan los venezolanos. Desde la llegada de la «revolución» se han visto en la obligación de partir en busca de una mejor calidad de vida. Sin embargo, ese auge migratorio, que se ha intensificado en los últimos años por la crisis política y social, también ha dado lugar a que comerciantes comiencen a abastecer los comercios con productos que se solían adquirir en Venezuela.

Migración en Chile. Según la Agencia para los Refugiados (Acnur) más de 300.000 venezolanos residen en el país suramericano.

Suramérica ha sido una de las regiones que más migrantes venezolanos alberga, y con ello su gastronomía. Hay areperas y otros locales de comida criolla en ciudades como Lima (Perú), Quito (Ecuador) y Santiago de Chile (Chile).

En Chile, los anaqueles comienzan a tener sello criollo.

Made in Colombia

En un minimarket, ubicado en la comunidad de Estación Central, al norte de Santiago de Chile, los venezolanos solicitan los productos venezolanos que abundan en las vitrinas. “Aquí ya hay casi todo”, comenta en exclusiva para El Diario María González, una venezolana que emigró al país suramericano desde hace ya tres años.

Del otro lado de la ciudad está el mercado popular La Vega. Allí la mayoría de los comerciantes son de nacionalidad peruana, pero la mayoría de los productos que venden son venezolanos. Hay harina de maíz pre cocida (de marca Pan y Juana), dos de los artículos más vendidos en el lugar, según comentaron los propios vendedores.

Foto: Tahiana González

Otros de las marcas venezolanas que se exhiben en el mercado son: Dalvito, Diablito, Nestea, queso llanero artesanal, chocolates, Pirulin, malta Regional y Maltín Polar. También se encuentran expendios de chicha.

“La mayoría de los que compran son venezolanos. Ellos saben, conocen”, comentó Deivi, un ciudadano peruano que es el encargado de uno de los locales.En los pasillos del popular mercado, el acento venezolano sobresale. Muchos asisten a comprar productos únicos de su tierra y que ahora, tienen la posibilidad de seguir adquiriendo, aunque el precio de algunos es más elevado.

Un escenario similar al de La Vega se puede observar en las ferias que se realizan en algunas comunidades los fines de semana, allí venden varios de los productos que se encuentran en el mercado, pero también venden comida venezolana: empanadas, pastelitos andinos y tequeños. También ofrecen perros calientes con un «toque criollo».

Foto: Tahiana González

El venezolano ha visto en su gastronomía un espacio para obtener ingresos extra, lo que ha sido posible por la receptividad de los chilenos.

Aunque todos estos productos son de marcas venezolanas, la mayoría son importados desde Colombia.

María Ramírez, encargada de un minimarket, aseguró que los chocolates Savoy (Cri Cri, de leche, Toronto), son importados directamente de Venezuela, específicamente del estado Miranda. Acotó que son varias las empresas en Chile que se han encargado de proveer a los comercios de dichos productos.

Foto: Tahiana González

El furor del tosty arepas

El sabor de los productos venezolanos ha atraído a lo chilenos, especialmente el de la arepa, a tal punto que marcas reconocidas como Oster,  lanzó recientemente al mercado de ese país los Tosty arepas, electrodoméstico que facilita la preparación de la famosa comida típica, que además, reduce el tiempo de elaboración.

El artefacto tiene seis moldes para hacer las arepas en menos de siete minutos. Para captar a los consumidores, tienen una promoción que incluye dos harina de maíz precocida, por un valor de alrededor de 34.990 pesos (37 dólares).

Oster Chile publicó un video en su página web que muestra las diferentes opciones con las que se pueden acompañar las arepas. En el comercial aparece una niña venezolana explicando cómo se prepara la masa.

“La arepa perfecta para momentos perfectos”, reza la publicidad.

Otro artículo que se ofertan en mercados populares son los budares (con un valor de 16,45 dólares), plancha donde tradicionalmente se prepara la arepa en Venezuela.

Todas estos productos reflejan la inclusión de la gastronomía venezolana en la actividad comercial de Chile. Es por ello, que ahora gracias al perro caliente en la calle, las empanadas con malta o la cachapa con queso, el venezolano en el exterior siente el sabor de su hogar un poco más cerca.

Información El Diario